BIEL MORELL, EL NAVEGANTE-GOURMET QUE TODA TRIPULACIÓN QUERRÍA A BORDO

En Passió per la Mar sabemos que hay verdaderos apasionados por el mar que residen en nuestras islas y además, tienen historias y anécdotas que sería muy bonito conocer y divulgar. Por eso publicamos periódicamente entrevistas de carácter personal a los que consideramos nuestros Apasionados del Mar. Hoy os presentamos a Biel Morell.

 SÍGUENOS EN LOS PERFILES SOCIALES Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DE "PASSIO PER LA MAR"

Morell navegó mucho con el legendario navegante invidente Sinto Bestard.

“Acabo de vender el barco”. Esta afirmación, de boca de Biel Morell, se antoja surrealista. ¿Qué le ha podido pasar a este avezadísimo navegante, curtido en mil travesías y regatas de altura por todo el Mediterráneo y el Atlántico, además de activo miembro de la Asociación de Navegantes ADN Mediterráneo, desde la que defiende aguerridamente los derechos de los navegantes de la isla, para tener que deshacerse de su embarcación?. ¿Será que ha comprado otra más grande? ¿O quizás ha sufrido una lesión que le impide navegar?

“Porque no lo uso”, responde ante nuestra atónita mirada. Hasta que, con su característica sonrisa socarrona a lo Harrison Ford, procede a desembrollar el misterio.

Morell es un experto cocinero fundador de la Acadèmia de la Cuina i el Vi de Mallorca.

“Navego tanto en barcos de amigos, que el mío no me hace falta”. Acabáramos. “Por ejemplo, hace poco llevé un barco de un amigo a Cabo Verde, y otro a Canarias. Últimamente, no hay sábado que no me ofrezcan alguna regata”, explica.

¿Pero qué es lo que hace de Biel Morell un tripulante tan solicitado? En palabras de Rafael Bestard, hijo del legendario Sinto Bestard (navegante invidente que dio la vuelta al mundo en barco junto a su hijo, además de numerosas travesías, incluida una a la Antártida, durante los 90 y los 2000), que compartió con Morell muchas horas en alta mar, “tiene un carácter magnífico y, sobre todo, cocina muy muy bien”.

Y es que Biel Morell es un experto cocinero, fundador no en vano de la Acadèmia de la Cuina i el Vi de Mallorca, con la que se dedica a recuperar platos olvidados de la gastronomía mallorquina. “Cuando estás navegando en alta mar y te toca hacer una guardia de 2 o 3 horas, no hay mejor manera de aprovecharlas que cocinando”, quita hierro Biel, antes de explicar que cuando navega, le gusta pescar atunes para deleitar a sus compañeros de tripulación con ventrescas al horno, marmitako, ceviche, tártaro y tataki.

Ha sido presidente de la Asociación de Navegantes ADN.

Con Sinto Bestard, reputado bon vivant, Morell hizo numerosas travesías, “siempre comiendo y cenando a mantel puesto y con la pasta y los bocadillos prohibidos a bordo”. Entre otras, Atenas-Estambul, Cuba-Santo Domingo, Holanda-Portugal o Egipto-Creta por el Canal de Suez, esta último solo tres días después del 11-S. Estuvimos parados en puerto varios días esperando a que la flota de guerra inglesa se movilizara». También participó en la etapa del cruce del Atlantico en la emblemática regata ‘Round de World Rally-Expo 98’, cosechando un fabuloso tercer puesto.

Recuerda “muchísimos momentos felices en el barco”, señalando especialmente “la travesía de Grecia a Estambul, de las más bonitas que he hecho, surcando aguas cargadas de historia y leyendo libros sobre mitología de Robert Graves o Arturo Pérez-Reverte”. Sea como sea, si tiene que quedarse con un destino al que navegar, lo tiene claro. “Hay pocos lugares en el Mediterráneo tan bonitos como Cabrera. Es un lugar muy especial, aunque ahora ya no tenga nada que ver con cómo era hace años”.

Seguramente fue la estela de Bestard la que hizo cuajar un activo grupo de amigos con los que Biel navega desde hace 20 años, organizando travesías largas y turnándose en las diferentes etapas para poder compaginar su pasión con sus responsabilidades familiares y laborales.

Porque Biel Morell, además, trabaja como abogado y tiene tres hijos y un par de nietos. “Con mis hijos he pasado muy buenos ratos a bordo”, explica Biel, que ha tenido a lo largo de su vida cuatro barcos, con tamaños variables en función de la edad de sus hijos y las necesidades y circunstancias de cada etapa vital . “En cada momento, tienes que tener el barco que necesitas”, sentencia Biel, quien empezó de adolescente practicando remo en el RCNP y, a sus 67 años, es un navegante tan solicitado que ya no necesita tener su propia embarcación.

Si quieres estar al corriente de nuestras publicaciones periódicas, apúntate a nuestro newsletter. 

Passió per la Mar es una producción de emisión televisiva y radiofónica que desde sus perfiles en redes sociales y web pretende ser un altavoz de referencia de todo lo que sucede en aguas de nuestras islas Baleares. Embárcate con nosotros todos los viernes desde Canal 4 Radio y TV

Copyright © 2019 Passió Per la Mar by RECBLAU audiovisuales

To Top