ENTREVISTA Y REPASO A LA ACTUALIDAD DEL MAPFRE

Su aventura, su desafío contra los 7 mares, comenzó allá por el mes de octubre, en Alicante, una nave iniciaba un trayecto que la llevaría, y la lleva todavía, a recorrer el mundo en una de las regatas más duras que existen: la Volvo Ocean Race. Cada océano es un terreno inestable y desconocido, cada estrategia un enigma, cada etapa una maratón que enfrenta rivales con sus mismas armas, pero no con la misma fortuna.

Fuente: Mapfre

Fuente: Mapfre

Les seguimos de manera puntual, también en los momentos bajos como aquel final de etapa con cruel resolución en Ciudad del Cabo, donde finalizó el primer episodio. Pero el libro se continúa escribiendo y el futuro conserva esperanzas. Han revivido, han salido de las profundidades como el ave fénix y podemos decir bien alto que el Mapfre se ha adjudicado la victoria en la cuarta etapa, entre Sanya y Auckland.

Durante 3 semanas la flota ha vivido una regata igualada, de vértigo, a velocidades casi inverosímiles, y la tripulación española patroneada por Xabi Fernández ha superado multitud de trampas: lesiones, roturas estructurales, navegación a ciegas,… Trabajos hercúleos que han finalizado con la mejor recompensa. Están en las antípodas, en Nueva Zelanda, y la diferencia horaria nos impide hablar con algún miembro del equipo, pero a nuestro compañero de conversación ya lo conocéis. Habitual tripulante de esta embarcación radiofónica, el responsable de comunicación de Mapfre y quien mejor conoce las interioridades del conjunto español: Alejandro Varela.

[av_icon_box position=’left’ boxed=” icon=’ue802′ font=’entypo-fontello’ title=’¡Escucha Online esta entrevista y las que le acompañan! min. 5′ >> click aqui’ link=’manually,http://ib3tv.com/carta?id=090f3087-0cd1-40e6-b0b3-10cd7f6ffd67&type=RADIO’ linktarget=’_blank’ linkelement=” font_color=” custom_title=” custom_content=” color=” custom_bg=” custom_font=” custom_border=”][/av_icon_box]


La última etapa ha tenido un final agónico con los 3 primeros en un margen de 8 minutos, uno de los más estrechos de la historia de la competición, ¿no?

Sí, la verdad es que es el más estrecho en el que hemos participado nosotros. En el año 2005, llegando a Wellington, ganamos por 9 segundos, es decir, una sola eslora. Y aquí tenía toda la pinta de ser muy parecido, pero con dos. En el barco tienen la mosca detrás de la oreja de que los demás corren un poquito más. Nos pueden ganar por trimado 0,1 o 0,2 de velocidad, pero en algunos rumbos estos dos barcos saquen 0,5 y 0,6, les preocupa mucho. Haber conseguido ganarles supuso una alegría enorme, no: lo siguiente. Y nos vino muy bien a todos.

Los 6 equipos van con el mismo tipo de barco, el VO65. ¿Qué supone esto y dónde se marcan las diferencias?

Fuente: Mapfre

Fuente: Mapfre

Pensando, buscando, dándole vueltas. Por supuesto, la alegría es máxima y la satisfacción enorme, pero desde el minuto 1 se han puesto a pelear, a pensar de dónde narices nos están sacando en estos rumbos de través cerrado. El Abu Dhabi y en Dongfeng corren un poquito más, ¿por qué? Por trimado te pueden sacar 0,1, si son capaces de trimar un poco mejor que tú. Pero que te saquen 0,5 es mucho, y están pensando cómo es posible: un reparto de pesos,… Esto es como todo: nos faltaba preparación cuando arrancamos y poco a poco estamos con ellos. Hay que intentar igualar esas cosas, porque en la próxima etapa, si hacemos 10.000 millas, a 0,5 cada día es mucho, te pueden sacar mucha ventaja. Hay que intentar anularla y hacer lo que hicimos aquí: buscar otros caminos para intentar llegar delante de ellos y, en rumbos que nos son tan rápidos, como en la entrada aquí, que fue casi una popita con código 0, defender la posición. Podríamos haber hecho tanto un primero como un tercero: tuvimos la suerte que no tuvimos en las anteriores.

La decisión clave para remontarle a Abu Dhabi fue la apuesta de Jean Luc de separarse de la costa al llegar a Nueva Zelanda, ¿verdad?

Sí. Todo comenzó dos días antes de llegar. Ellos empezaron con mucho más barlovento que los demás. Podían quemar ese barlovento cuando quisieran, pero lo quisieron aguantar hasta el último momento para intentar pasarles. Al final, a las 15 horas de llegar a Auckland, y casi llegando a la costa neozelandesa, pudieron pasar tanto a Dongfeng como a Abu Dhabi, y a partir de ahí mantenerse delante de ellos. Entonces, toda esa posibilidad de pasarles ha sido simple y llanamente por mantener la posición este y el barlovento durante mucho tiempo y en algunas ocasiones en que los de abajo corrían más y decías: pues me voy para abajo con ellos. Y Jean Luc decía: no, nos quedamos aquí. También es cuestión de creer en la posición de tu navegante, que sabe más que todos los demás. Y al final tuvo éxito.

 SÍGUENOS EN LOS PERFILES SOCIALES Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DE "PASSIO PER LA MAR"

El camino para llegar hasta aquí ha sido tortuoso: Willy Altadill se lesiona la mano con una polea… ¿Cómo ha podido aguantar y cómo se encuentra ahora?

Primero, por el ánimo y la ilusión que tenía. Ya sabes que cuando tienes ilusión todo duele mucho menos. La mano se le puso como una pelota de grande, pero le dieron todo tipo de antiinflamatorios y le inmovilizaron la mano durante una semana o semana y media. Al final su cuerpo ha respondido muy bien: tiene 22 años y a esta edad todo se cura mucho más rápido. Primero por la edad y segundo por la ilusión. Si tienes ganas, tu cuerpo responde un montón. Y él tenía muchísimas ganas. La última semana la mano ya casi iba perfecta.

También habéis tenido que hacer de artesanos. Os acordaréis para siempre del outrigger que taladró el casco, ¿no?

Fuente: Mapfre

Fuente: Mapfre

Sí, de los tres que se rompieron. El outrigger es una de las pocas piezas ‘free’ o libres en cuanto a diseño que cada barco puede llevar. Nosotros hemos contado que hemos roto el outrigger, pero estoy seguro de que a todos o casi todos se les ha roto, porque en esta etapa se le ha dado mucha caña al barco. Iker el otro día nos decía: nos vamos a preparar, porque ahora entramos en la vuelta al mundo de verdad; ahora nos vamos a meter en la ola grande y rápida, el viento fuerte, el frío, la niebla clavada a ras de agua con visibilidad de una eslora: eso va a ser el camino hacia hornos, un camino tortuoso, muy rápido y peligroso.

Todo esto exige una resistencia brutal, ¿verdad?

Sí, pero como decía nuestro preparador físico, Íñigo Losada, cuando las cosas te salen bien todo pesa menos. Cuando llegamos a Sanya a todos les dolía algo, y sin embargo, al llegar a Auckland, tras un camino mucho más tortuoso y largo, a nadie le dolía nada. La diferencia está entre ganar y no ganar.

También os quedasteis sin mapas, a ciegas.

No sabían donde estaban, y así estuvieron 4 días. Al final, a la vieja usanza: compás, la mano y carta encima de la mesa. Como se ha hecho toda la vida, por estimaciones. Intentando no perder mucho posiciones. Se nos escapó por ejemplo el Abu Dhabi, que íbamos con él, y se nos fue 15 o 20 millas. Pero al final no fueron significativas, porque todo se decidió a la salida de los doldrums. El Brunel nos llegó a coger casi 100 millas, pero luego gestionó mal la entrada y la salida de los doldrums, que no fueron muy grandes, y se quedó atrás, mientras que nosotros salimos primeros.

La victoria es un golpe de autoridad: la Volvo Ocean Race ya sabe que el Mapfre es el rival.

Sí, ya nos ven como rival, y a partir de ahora nos van a empezar a marcar. El Brunel sabe que estamos a 2 puntitos detrás de el, y los de delante nos llevan 8: es mucho, pero bueno, es un par de resultados en las próximas regatas. Y ahora viene una etapa muy dura, que hay que intentar acabarla antes, o por lo menos bien, porque pueden pasar muchas cosas.

Passió per la Mar es una producción de emisión televisiva y radiofónica que desde sus perfiles en redes sociales y web pretende ser un altavoz de referencia de todo lo que sucede en aguas de nuestras islas Baleares. Embárcate con nosotros todos los viernes desde Canal 4 Radio y TV

Copyright © 2019 Passió Per la Mar by RECBLAU audiovisuales

To Top