LA REGATA TRANSQUADRA NO ES UN PASEO

Desafiar al gigante azul llamado Océano Atlántico, proponer soluciones rápidas a los enigmas que, en forma de viento cambiante, se presentan en cada momento y, además, salir de las fases de crisis cuando no coges ni un nudo de velocidad. Todo esto completando una travesía de 17 días y cubriendo cerca de 3.000 millas náuticas en medio de una flota amateur pero no por este motivo menos competitiva. Una verdadera aventura llamada Transquadra que seguro que no olvidará la pareja de regatistas que nos acompañaron en los estudios de IB3 el pasado 22 de febrero.

Ganaron la primera etapa entre Barcelona y Madeira y en esta segunda, con final en Martinica, las circunstancias no han sido agradables, por decirlo de una manera suave. Se ha sufrido, pero se pueden quedar con una meritoria quinta posición en la general y, sobre todo, una experiencia que compartieron con nosotros. Xisco Gil y Miquel Ensenyat saltaron del Frágil V a la embarcación de Passió per la Mar.

[av_icon_box position=’left’ boxed=» icon=’ue802′ font=’entypo-fontello’ title=’¡Escucha Online esta entrevista y las que le acompañan! min. 6′ >> click aqui’ link=’manually,http://ib3alacarta.com/?id=136dbb21-6a86-416c-ae68-54655b23ff1f&type=RADIO’ linktarget=’_blank’ linkelement=» font_color=» custom_title=» custom_content=» color=» custom_bg=» custom_font=» custom_border=»][/av_icon_box]


Miquel, ¿Esperabas llegara a Martinica y quedar en quinta posición?

ME: Como objetivo mío, era suficiente llegar al otro lado. Xisco quería quedar entre los 8 primeros. Para mí, creo que está muy bien acabar en quinta posición la primera vez en cruzar el Atlántico.

Después de ganar la primera etapa, os hacían un marcaje especial. ¿Notábais que podíais ser la marca a seguir?

XG: La verdad es que sí, nos miraban a nosotros. Al principio fue muy bien, marcamos la diferencia, nos pusimos líderes durante 6 días. Supongo que sí, que nos mirában, pero también nos vieron cuando nos parábamos.

Os tenían cogida la matrícula por haber ganado en la primera etapa, ¿no?

Las roturas durante la regata fueron múltiples.

Las roturas durante la regata fueron múltiples.

XG: Exacto. Esta es una de las cosas que pasan. Todo el mundo miraba un poco a ver dónde estábamos nosotros para saber también dónde estaban los otros.

Después de los primeros 6 días hay un punto de inflexión. ¿Qué sucede?

XG: Ya sabíamos que había una zona de alta presión que crearía una calma en medio del Océano. De hecho, habíamos decidido hacer tres regatas: la primera hasta llegar a esa calma, otra que era rodear esa calma y la última, llegar hasta Martinica. El tema fue que la alta presión se hizo más grande de lo que pensábamos y, además, nosotros fuimos bastante más rápido de lo que esperábamos. Además, el día anterior el barco volcó, se rompió el spi y tuvimos una serie de problemas que nos obligaron a acercarnos demasiado a esta alta presión hasta que fue inevitable quedarnos allí parados, y perdimos mucho tiempo allí.

Vosotros tenéis otras profesiones, no vivís de las regatas. ¿Cómo lo compagináis todo?

ME: El fin de semana, si podemos y hay regata, salimos a navegar, sea con crucero, con o con lo que podamos. Para preparar esta regata, siempre habrá muchas cosas que habrán quedado pendientes, pero sabíamos que era un momento para poderla hacer. Es imposible tenerlo todo atado, no tenemos tiempo material. El trabajo, el día a día, la familia,…

 SÍGUENOS EN LOS PERFILES SOCIALES Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DE "PASSIO PER LA MAR"

¿Cómo hacéis estos entrenamientos y los compagináis?

ME: Con Xisco navegábamos a dos los fines de semana, normalmente los domingos, y él navegaba en solitario los sábados. Cuando decidimos hacer la regata, empezamos a ir a dos siempre, hicimos un entrenamiento consistente en ir a Barcelona a hacer una regata y volver, unas 500 millas en total, y a partir de aquí, la verdad es que navegamos en la Transquadra, pero no tenemos tiempo de navegar juntos.

Volviendo a la Tranquadra, ¿qué supone la rotura del spi para el barco y la navegación?

XG: De hecho, no se repara nunca, es bastante difícil. Pero como teníamos calma y tiempo, al final tardamos 3 días, pero cosiendo a mano lo pudimos 150224_TRANSQUADRA_PASSIOPERLAMAR_02reparar y lo izamos 4 días después. Lo que es cierto que el spi, en esas condiciones, con vientos bastante duros y de popa, nos permitió llegar a 22 nudos en un barco de 32 pies, y navegábamos a una media de 9 nudos de velocidad. Si nos quedamos sin esta vela, bajamos nuestro ritmo a 5 o 6 nudos escasos. Eso significa mucha pérdida de velocidad al final del día.

Fueron 3 días a una velocidad de 0,9 de velocidad por día.

XG: Había momentos en que era 0,0, que era aún más triste. En 3 días solo pudimos hacer 150 millas y casi tenemos que dar gracias, porque hay barcos que estaban a nuestro lado en la calma que llegaron 3 días después que nosotros.

22 nudos en un barco de 32 pies es muchísimo, ¿no?

XG: Si lo comparas con la típica lancha de 5 metros con 50 o 60 caballos, no llega a los 30 normalmente. O sea, veías la estela y era la de una motora, no la de un velero.

¿La Transquadra es una regata de resistencia?

150224_TRANSQUADRA_PASSIOPERLAMAR_03

Miquel Ensenyat, muchas horas controlando el Spinnaker rumbo a Martinica.

ME: Más que de resistencia, todo depende de la preparación de la gente y de las condiciones meteorológicas. Las condiciones que hemos tenido en esta etapa no son las habituales. Lo habitual son 15 o 20 nudos de popa. Xisco ya me dijo antes de salir: bueno, pondremos el génova para la baliza de embarque y luego lo quitamos y no lo volveremos a emplear ningún día. Y el pobre solent estuvo 17 días sobre la cubierta. Resistencia sí, pero depende de las condiciones. Si encuentras un viento habitual, el cansancio hubiera sido menor. Los 5 o 6 primeros días fueron muy duros. Acabábamos agotados y decíamos: necesito ir a descansar, porque no puedo más.

Psicológicamente, ¿cómo afrontáis todo esto?

XG: Yo el quinto o sexto día estaba un poco tocado. No podía más, era mortal. Luego, la calma nos decepcionó, porque nos quedamos parados. Había sol, pero queríamos viento. Y ahí nos intentamos animar reparando todo lo que teníamos roto, porque si al día siguiente había viento, teníamos que estar navegando a tope. Y luego, los otros días, como el viento fue bastante suave, entre 10 y 15 nudos en el momento en que había más, no era duro. Se podía llevar. Nada que ver con los primeros días, en que había días de más de 30 nudos. Y eso, una hora tras otra, al cabo de varios días, llega a agotar.

La última vez que nos visitaste, Xisco, nos contabas que el plan era buscar los alisios lo más rápidamente posible y hacer el menor número de millas. Al final, con las condiciones que hubo, el plan se fue al garete.

XG: Del plan inicial, fuimos los que menos millas hicimos, los que más recto fuimos. No hicimos casi ninguna curva. De hecho, inicialmente, como sabíamos que había esta calma, ya habíamos decidido hacer una táctica más directa, con una curva más pequeña, porque estaba claro que los alisios no entrarían con normalidad. Lo que no esperábamos es que no entraran. Habíamos acabado la regata y todavía no había alisios.

¿Cuándo os volverán a ver por Andratx?

XG: No lo sé, supongo que pronto. Miquel tiene su barco en Andratx, así que a él lo ven más a menudo. El barco Frágil V, en teoría a mediados de marzo, porque se embarca en un mercante a principios de marzo, si todo va bien. La idea inicial es sacar el barco, hacer una serie de reparaciones y modificaciones y después ya veremos. No sé, supongo que en verano. No tenemos muy claro el plan.

Passió per la Mar es una producción de emisión televisiva y radiofónica que desde sus perfiles en redes sociales y web pretende ser un altavoz de referencia de todo lo que sucede en aguas de nuestras islas Baleares. Embárcate con nosotros todos los viernes desde Canal 4 Radio y TV

Copyright © 2019 Passió Per la Mar by RECBLAU audiovisuales

To Top