Noticias

MOTH, NAVEGA Y VUELA EN 3,5 METROS

Si algún día veis aparecer en el horizonte unas embarcaciones que parecen navegar a unos metros del agua, que levitan emulando alfombras voladoras para un escenario muy diferente al del desierto, no os preocupéis porque no es ninguna alucinación. Simplemente es que teneis el privilegio de admirar las naves de la clase Moth. Traduciendo del inglés, significa polilla o mariposa, pero en este caso volarán los regatistas, que cada vez sienten más curiosidad por una modalidad que nació en los años 30 del siglo pasado, pero que no ha proliferado demasiado en nuestro país.

Al menos hasta ahora, porque estos barcos tan pequeños en cuanto a peso y dimensión, con solo 3,5 metros de eslora, como enormes en lo relativo a diversión y desafío para sus ocupantes, se van introduciendo poco a poco. La sensación de flotar por encima del mar puede ser mágica, pero la explicación es física: una hidroala permite elevar la nave, otorgando una eficiencia aerodinámica imposible en otras clases. Esto significa que hay menos resistencia por parte del agua y aumenta su velocidad potencial. Para saber cómo se manejan, entrevistamos a un experimentado regatista isleño que ya ha sido seducido por estos misiles con vela, Joan Fullana.

[av_icon_box position=’left’ boxed=” icon=’ue802′ font=’entypo-fontello’ title=’¡Escucha Online esta entrevista y las que le acompañan! min. 15′ >> click aqui’ link=’manually,http://ib3tv.com/carta?id=c55ac204-0fb0-498d-916c-08feae678412&type=RADIO’ linktarget=’_blank’ linkelement=” font_color=” custom_title=” custom_content=” color=” custom_bg=” custom_font=” custom_border=”][/av_icon_box]


¿Qué es el Moth?

El Moth es una clase libre, que ha ido evolucionando con unos barcos que son completamente de carbono. El mío pesa 27 kilos (los hay más ligeros y más pesados). Lo más innovador ahora es que tienen foils y vuelan.

¿Cómo funciona?

La vela se monta de forma bastante similar a una vela de windsurf, no la tienes que izar, como un barco normal y corriente, pones los dos foils y al agua. Y ya está.

¿Cómo lo descubriste y te animaste a probarla?

Foto: pro-vela.com

Foto: pro-vela.com

La primera vez que lo vi en directo fue hace un par de años en Santander: un chico de allí tenía uno, a mi me gustó, me quedé enamorado del barco. Después, viendo algún vídeo por internet, ya decidí comprármelo.

Iker Martínez hizo el año pasado un ‘clinic’ y Aina Colom también estuvo. Mucha gente va conociendo esta clase, ¿no?

Sí, invitaron a los chicos patrocinados por Movistar y fueron a navegar durante un fin de semana.

Tienes experiencia sobrada en otras clases. Para utilizar el Moth, ¿tuviste que reeducar algún elemento de tu estilo? ¿Qué cambia a la hora de navegar?

A la hora de trimar la vela es bastante parecido a un barco normal y corriente, pero la forma de navegar es muy diferente, porque el barco va mucho más rápido, los ángulos con respecto al viento cambian, porque el viento aparente es completamente diferente, ya que muchas veces vamos casi dos veces más rápido que el viento.

¿Qué velocidades se pueden alcanzar?

El récord ahora mismo son 36,6 nudos. El mío no se acerca: creemos que está en 25 o 26 nudos.

Cuando uno debuta en esto, algún golpe se debe llevar, ¿no?

Sí, algún golpe con olas sí que ha habido. Vuelcas y los golpes son un poco más grandes. Si vas a 20 nudos, de 20 a 0 es bastante. Pero bueno, no te haces daño.

Los materiales, además, son muy ligeros. Fibra de carbono, principalmente, ¿verdad?

Sí, mi barco es todo entero de carbono, excepto alguna pieza que tiene de titanio y aluminio.

Y al ser una embarcación tan pequeña, ¿se limitan mucho los movimientos?

Foto: RECBLAU audiovisuales

Foto: RECBLAU audiovisuales

La verdad es que no necesitas moverte mucho, porque siempre estás colgado. Como el barco corre, siempre hay viento, y si hay viento, te tienes que colgar. El espacio sobra.

Para una persona que empieza a navegar, ¿sería recomendable el moth?

Hombre, yo aconsejaría primero entender bien los conceptos en un barco normal y después, si te ves con ganas, dar el salto al Moth.

¿La dificultad cuál es, para un regatista aficionado?

Ante todo, físicamente es bastante duro el barco, porque te cuelgas como en un Láser o un Finn, y tienes que estar todo el rato colgado. Y después, hay que no tener miedo a ir rápido.

¿Cuántos practicantes hay en Baleares?

Ahora mismo creo que somos 8 barcos.

¿Por qué tan pocos? ¿Es muy caro?

Sinceramente, es verdad que no es un barco barato, pero hay barcos que son por el estilo y más. Creo que a la gente le da miedo las cosas nuevas.

 SÍGUENOS EN LOS PERFILES SOCIALES Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DE "PASSIO PER LA MAR"

¿Cuál sería la fórmula para que la gente se enganche?

Que un día venga y nos vea. Bastará verlo navegar para que le entre el gusanillo. Y si después alguien le deja probar el barco, se lo compra seguro.

Debe ser muy espectacular probarlo.

Sí. La sensación de salir al mar, ver un barco y aunque sea 10 veces más grande que tú saber que vas 10 veces más rápido que él es una pasada.

Hay todo un catálogo de competiciones de ámbito continental y mundial de Moth, pero básicamente solo hay un representante español, Pablo Arandía.

La verdad es que España está ahora creciendo un poco. Es verdad que el primer español fue Arandía: yo tengo uno de sus barcos. Parece que en Santander se está animando gente. Poco a poco.

En tu caso, ¿solo ha sido una incursión puntual o sigues apostando por el Moth?

Yo creo que también ha sido un poco de visión de futuro, sinceramente, porque hoy en día todo vuela: cada vez hay más catamaranes monotipo que vuelan,… Si queremos seguir navegando en el futuro creemos que lo importante es saber al menos cómo funcionan los foils.

¿Qué tienes por delante a corto plazo?

Dentro de un mes tengo Palma Vela, luego empezamos las súper series y después una regata nueva en Menorca.

 
 

Passió per la Mar es una producción de emisión televisiva que desde sus perfiles en redes sociales y web pretende ser un altavoz de referencia de todo lo que sucede en aguas de nuestras islas Baleares.

Copyright © 2016 Passió Per la Mar. by Teddybyte & RECBLAU audiovisuales

To Top