Noticias

PAPÁ, MAMÁ… ¿OS ENSEÑO A NAVEGAR?

Iniciarse dentro del mundo de la vela no tiene porqué tener edad. Obviamente, cuanto más pequeño eres, más fácil te haces con los conocimientos, pero cualquier edad es buena para aprender a navegar. Si estáis interesados, tengáis la edad que tengáis, acercaos con nosotros al Puerto de Pollença de la mano del director de los cursillos de iniciación a la navegación, Diego Riera.

[av_icon_box position=’left’ boxed=” icon=’ue802′ font=’entypo-fontello’ title=’¡Escucha Online esta entrevista y las que le acompañan! min. 28′ >> click aqui’ link=’manually,http://ib3tv.com/carta?id=124766a9-ad45-4b0e-9f5c-b744d9cea6f4&type=RADIO’ linktarget=’_blank’ linkelement=” font_color=” custom_title=” custom_content=” color=” custom_bg=” custom_font=” custom_border=”][/av_icon_box]


¿A quiénes van dirigidos estos cursos?

A todo el mundo que quiera navegar. Sobre todo tenemos niños, evidentemente, pero también por ejemplo una mamá que acompañaba a su hijo y aprendió a navegar con nosotros. También hacemos cursos para adultos en verano y cursos para hacer padres e hijos juntos. Evidentemente, el Optimist es solo para niños, pero tenemos barcos más grandes en los que cabe todo el mundo.

Porque la náutica es una pasión que no tiene porqué empezar en la infancia…

Efectivamente. Es cierto que cuanto más pequeño eres, más rápido eres, porque no piensas en nada: solo manejas el barco sin hacerte preguntas. La gente mayor se pregunta demasiado por qué ocurre esto y eso hace que el conocimiento sea mejor, pero más lenta. Si navegas desde pequeño, aprendes antes todos los trucos y tretas.

Los niños, además, no tienen miedo a nada.

Foto: Real Club Náutico Puerto de Pollença

Foto: Real Club Náutico Puerto de Pollença

Un niño no tiene ningún miedo a caerse al agua, incluso en febrero. De hecho, les tenemos que dejar bien claro que no se bañen, porque les encanta, mientras que un adulto, como sabe que el agua está helada, no quiere mojarse. Y por otro lado, un adulto se hace preguntas técnicas, como por ejemplo por qué el barco no se va de lado, sino hacia adelante, cuando el viento viene de lado, y eso un niño ni se lo plantea: arranca y tira para adelante. Pero en cualquier momento y a cualquier edad se puede aprender a navegar a vela.

¿Cuál es la edad ideal para empezar con un Optimist?

El Optimist es el primer barco de competición, no el primero en el que aprendemos a navegar. El primero suele ser un barco colectivo: nosotros tenemos gambas, antes en todas las escuelas estaba el típico galeón. Es un barco en el que van 6 niños y el monitor, que es quien lleva la escota, es decir, la cuerda que controla la vela, y por tanto la potencia y la velocidad del barco. La dirección del barco y el foque los llevan los niños.

El siguiente paso sería, en invierno, un Optimist, que es un barco en el que vas solo. En los cursos que se hacen en verano, habitualmente se pasa de ese barco colectivo a un barco para dos o para tres, como por ejemplo el Láser pico, un barco de plástico en el que caben un adulto, un adolescente, dos niños, tres niños pequeños,…

 SÍGUENOS EN LOS PERFILES SOCIALES Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DE "PASSIO PER LA MAR"

El método que utilizamos en el Puerto de Pollença busca la mayor autonomía: empiezan 6 niños juntos con un monitor, luego 2 o 3 en un barco solo (el monitor va en una neumática desde la cual les dice a los niños que tienen que hacer) y, por último, cada niño solo en su barco, teniendo que controlar el timón para la dirección y la escota y la mayor para la potencia. Antes, como no había tantos barcos de iniciación, te ponían directamente en un Optimist.

¿Cuánto duran estos cursos?

En el Puerto de Pollença, en invierno, hacemos clases los sábados todo el día: llegan a las 10 de la mañana y se van a las 5 de la tarde, parando para comer en el club. Es un deporte extraescolar, como fútbol o baloncesto. En verano, los cursos son de lunes a viernes de 10 a 2. Hay clubes en Palma que hacen todo el día, porque hay más gente trabajando que tiene que dejar al niño todo el día, y qué mejor que tenerlo navegando en un club náutico, donde pueden hacer vela, submarinismo, piragüismo, pesca,…

¿Qué propuestas formativas tiene el Puerto de Pollença para esta Semana Santa?

Foto: Real Club Náutico Puerto de Pollença

Foto: Real Club Náutico Puerto de Pollença

Los días de vacaciones de los niños que son laborables para los adultos estará abierto de martes a viernes, y haremos clase de 10 a 2, como en verano. Como por las tardes estarán los equipos de regatas entrenando, podemos hacer más horas si hay padres que trabajan.

¿Notáis que muchas familias se apuntan al completo a aprender a navegar?

Este verano hemos familias de veraneo que quieren hacer algo todos juntos. La gracia de la vela, sobre todo si es de iniciación, es que no hace falta que estés hecho un ‘He-man’ para llevar el barco: tú y tu hijo podéis llevar juntos el mismo barco, sin que importe quién es más fuerte o quién es más hábil. Eso facilita muchos.

Pero habrá piques dentro de las familias, ¿no?

Sí. Nosotros antes del verano celebramos una regata de padres e hijos con los Láser pico. Es un buen momento para que los padres prueben el deporte que hacen sus hijos. En todos los deportes se pueden hacer estas cosas, pero en vela veo que es mucho más fácil y distendido. Los niños llevan todo el invierno navegando y se nota que se han divertido y han aprendido mucho, y es el momento de transmitírselo a sus padres.

Estáis en contacto con la Asociación de Amigos del Patín a Vela. ¿Cómo funciona esta disciplina?

El patín a vela o patín catalán tiene muchas particularidades: es un catamarán, lo cual no es típico del Mediterráneo, sino de la Polinesia, porque antiguamente no tenían hierro y no podían hacer clavos, por lo que no podían construir barcos como nosotros, sino que tenían que juntar dos cascos para que fuesen más grandes. Este barco debe tener unos 100 años y se inventó en la zona de Badalona y Lloret, una zona costera con playas muy anchas. Se hicieron barcos sin orza ni timón para que llegasen a la playa. Se ha expandido a toda España y también a Holanda, Bélgica, Inglaterra. Hay una asociación que está en Picafort y el otro día quedamos con ellos para que vinieran y fue muy bien. Yo lo probé y es espectacular. Le pido a la gente que contacte con estos señores para probar este barco. Los barcos tienen un punto de equilibrio y si te sientas en la proa, se levanta más la popa, y viceversa. Esto hace un equilibrio con las velas y hace que el barco ande mejor de una forma o de otra. Vendría a ser como una bicicleta, si tiras el peso hacia un lado, la bici va hacia ese lado. Para llevar este barco sin timón ni orza, si te vas hacia la proa, el barco tiende a ir en dirección hacia el viento; si te vas hacia la popa, tiende a alejarse del viento. Para mi fue muy importante que los barcos probaran este barco, porque vieron lo importante que es sentarse en un barco. El windsurf es parecido a esto, ya que tampoco tiene timón.

 
 

Passió per la Mar es una producción de emisión televisiva que desde sus perfiles en redes sociales y web pretende ser un altavoz de referencia de todo lo que sucede en aguas de nuestras islas Baleares.

Copyright © 2016 Passió Per la Mar. by Teddybyte & RECBLAU audiovisuales

To Top